Aleksei Shved manda a Rusia a semifinales del Eurobasket

El base del Khimki ruso, ha firmado un gran encuentro con 26 puntos para conseguir el pase de su selección a las semifinales del Eurobasket tras remontar en la segunda mitad del partido.

Aleksei Shved manda a Rusia a semifinales del Eurobasket
Aleksei Shved fue el gran hombre del partido. Foto: FIBA.com
Grecia
69 74
Rusia
Grecia: Calathes (25), Bourousis (10), Sloukas (7), Pappas (-), Papagiannis (2), Printezis (19), Papanikolau (6), Mantzaris (-), Agravanis (-), Papapetrou (-), Bogris (-), Antetokounmpo (-)
Rusia: Shved (26), Baburin (-), Fridzon (11), Ivlev (-), Antonov (-), Zubkov (-), Khvostov (7), Mozgov (15), Vorontsevich (8), Kulagin (7), Kulagin (-), Kurbanov (-)
MARCADOR: 24-17/13-14/16-20/16-23 // 69-74
ÁRBITRO: Cristiano Maranho, Antonio Conde, Yohan Rosso
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a los cuartos de final del Eurobasket 2017 disputado en el Sinan Erdem Arena de Estambul, Turquía.

Rusia y Grecia eran las encargadas de abrir la jornada de partidos de cuartos de final del Eurobasket. Dos selecciones que por dos diferentes motivos han mantenido a los aficionados con una gran incógnita. ¿Sería Grecia la que eliminó a Lituania o la que vimos durante la fase de grupos? Los helenos tenían una dura prueba intentando mantener a Timofey Mozgov calladito en la pintura. Pronto pudimos ver cómo se defendieron de esto los griegos, y fue básicamente con la presencia de Printezis que dio guerra con su juego ofensivo principalmente.

El ataque de ambos equipos fluyeron de buena manera, aunque Sloukas y Calathes fueron los primeros en golpear al rival con su juego exterior. Timofey Mozgov continuaba siendo la referencia ofensiva del equipo mientras que el conjunto de Missas seguía sacando provecho de su juego exterior. Pronto acabaría esta tendencia cuando a Shved se le encendió la bombilla, pero mientras tanto, Grecia conseguía marcharse en el marcador en el primer cuarto. Ioannis Bourousis fue el elegido para mantener a ralla al nuevo pívot de los Nets y pronto fue sacado del partido, lo que solo hizo que el conjunto heleno mantuviera aumentando su diferencia.

Rusia parecía estar un poco perdida. No parecía quedar mucho de aquel equipo que derrotó a Croacia en octavos a base de trabajo y que sacó de sus casillas a un letal Porzingis en fase de grupos. Grecia seguía sacando ventaja y se marchaban con una ventaja de 24-17 al final del primer cuarto. Aleksei Shved había mostrado una buena imagen en todo el torneo, pero no conseguía dar pie con bola. Falló sus cinco tiros intentados en el primer cuarto y, a pesar de contar con la ayuda de sus compañeros, se podía notar su ausencia espiritual en la pista. Tras intentarlo agónicamente, consiguió anotar en su séptimo intento.

Nick Calathes, que había comenzado muy bien el partido, seguía aprovechándose del colapso mental de Shved y su juego no hacía más que mejorar según avanzaba el reloj. Mantuvo un juego muy agresivo e intentó en todo momento sacar faltas a Shved para sacarlo definitivamente del partido, los griegos hicieron todo lo posible para que Mozgov perdiera toda su presencia en el partido.

Kostas Sloukas fue el siguiente en manejar la ofensiva del equipo y todo comenzaba a ir según lo previsto para la selección de Kostas Missas. A pesar de la poca efectividad que les estaba dando a los rusos con Mozgov en pista, decidieron mantener su plan de partido aunque no consiguió funcionar. Otros jugadores del conjunto de Sergey Bazarevich como Nikita Kurbanov, cuyo trabajo en defensa fue encomiable o Fridzon que estuvo muy afinado desde la línea de tres. Fue suficiente para acercarse un poco más en el marcador y se marcharon con un marcador de 37-31.

Tras el descanso, los griegos se vieron un tanto confiados y dejaron a Rusia jugar con cierta tranquilidad. Volvieron al plan Mozgov aunque fue Aleksei Shved el que tomó las riendas del partido por completo. El resumen de la segunda mitad del partido es bastante simple, Shved cogió la bola y no la soltó, y eso les dio la victoria. Estuvo muy efectivo desde la línea de tres y vivió prácticamente de sus tiros desde la línea de personal. La defensa perimetral de Grecia no consiguió frenar sus internadas y las jugadas de dos más uno se iban sumando sucesivamente.

Consiguieron recuperar la ventaja en el marcador y Grecia seguía viviendo de los puntos que le aportaba Nick Calathes y Printezis que anotaba como si de respirar se tratase en la zona. Shved siguió con su plan y los rusos seguían sumando sin parar gracias a las faltas conseguidas en sus intentos de tiro a canasta. Grecia no hizo ningún intento por mantener su buen juego defensivo y Rusia se hizo fuerte gracias a su juego exterior y a los puntos que Mozgov seguía obteniendo.

Grecia intentaba volver a hacerse con el liderato, pero los puntos conseguidos gracias a las faltas y un lanzamiento bajo canasta de Bourousis con a penas 20 segundos para el final, decantaban la balanza del partido de manera definitiva para una selección rusa que luchará contra la Serbia de Bogdanovic en semifinales