Copa Davis 2017. Previa Hungría - Rusia: la 'Next Gen', a impedir la sorpresa

Hungría y Rusia se miden este fin de semana en el que será uno de los cruces más determinantes para la Next Gen de la ATP. Con la permanencia en el Grupo Mundial en juego de cara a 2018, los Rublev o Khachanov deberán dar un paso al frene e impedir cualquier tipo de respuesta húngara, comandados por Marton Fucsovics

Copa Davis 2017. Previa Hungría - Rusia: la 'Next Gen', a impedir la sorpresa
Hungría - Rusia // Fotomontaje: Diego Blanco - VAVEL

El equipo húngaro de Copa Davis no cuenta con grandes nombres en el circuito ATP. Una serie que se antoja complicada para los centroeuropeos, pero que podrán disputar con una mayor motivación gracias a su condición de locales. La tierra batida de Budapest, ciudad que acoge uno de los múltiples ATP 250 del año, verá como los Fucsovics, Balazs y compañía tratan de dar la sorpresa y regresar al Grupo Mundial, donde no compiten desde 1996. Tras derrotar a Eslovaquia en la ronda final del Grupo I, los húngaros quieren dejar atrás una serie de malos resultados y volver a la cima; para ello, contarán con un elenco de variados jugadores.

Marton Fucsovics, número uno húngaro y en la órbita del Top Ten, ha sido la cara del combinado nacional durante las últimas eliminatorias, dando la cara por un país escaso de tenistas y con otras preferencias en el mundo deportivo. Desde su debut en el año 2010, suma 21 victorias en 33 partidos, con un fenomenal registro en individuales (16-6), incluida su decisiva victoria sobre Klizan en la ronda anterior, pero un escaso balance en dobles, con cinco victorias y seis derrotas. Con tan solo una derrota sobre tierra batida en la Copa Davis, Fucsovics será una pieza clave para intentar dar la sorpresa.

Un gran conocedor de las sorpresas es Attila Balazs. Sin grandes resultados esta temporada, el número dos húngaro cuenta entre sus logros el haber superado la fase previa del ATP 250 de Umag, que acabó ganando otro de nuestros protagonistas hoy, Andrey Rublev, arrebatándole un set, incluso, al que fuese cabeza de serie número uno, David Goffin, en la segunda ronda. Balazs, 164º del ranking ATP, parte con la condición de estar invicto sobre arcilla en esta competición y, tras su debut en el año 2009 ante Moldavia, el de Budapest, que jugará más en casa que nunca, acumula 14 victorias y 8 derrotas, con un bagaje positivo tanto en individuales como en dobles.

Si hablábamos de la presencia, más viva que nunca, de la Next Gen en el equipo ruso, tampoco podía faltar en el cuadro húngaro. Zsombor Piros, con tan solo 17 años de edad, hace su debut en la Copa Davis en una de las eliminatorias más trascendentales en la historia del tenis de su país. Campeón junior del Open de Australia en la categoría de individuales, y de Roland Garros en dobles, Piros es toda una garantía de futuros éxitos para Hungría, que venía necesitada de un jugador prometedor. Versátil y efectivo en ambas disciplinas, el Nº677 de la ATP, que no pudo jugar el cuadro principal del ATP 250 de Budapest al ser eliminado por Stakhovsky en la primera ronda previa, podría hacer tandem con el gran doblista del equipo, Gabor Borsos que, aún con esas, no forma parte del Top 200. Borsos, pese a estar más experimentado con otro jugador a su lado, solo ha jugado singles en su carrera en Davis. Con tan solo una victoria, intrascendente dado que Hungría ya había ganado la serie ante Moldavia de forma matemática, y tres derrotas, el de Szekesfehervar podría ser una pieza clave en dobles para los muchachos dirigidos por Gabor Koves.

Rusia, a establecer un proyecto ganador

La bicampeona de la Copa Davis, Rusia, no pasa por su mejor momento en la mayor competición internacional del mundo. Los vencedores en 2002 y 2006 ya no tienen a los Safin, Kafelnikov y compañía que antaño arrasaban, y su deber ahora es crear nuevas estrellas del futuro. Potencial y materia prima son dos ingredientes con los que ya cuentan, y parece que la permanencia en el World Group no se vende muy cara. Con un balance de 6-0 ante sus rivales de esta semana, los rusos afrontan este cruce con ambición, ilusión y ganas de olvidar lo ocurrido contra Serbia unos meses atrás. Para ello, contarán entre sus filas con tres virtuales participantes de la Next Gen Finals, el equivalente de la Copa de Maestros para jugadores menores de 21 años.

No hay ningún líder preestablecido más allá del capitán, Shamil Tarpischev. Si nos guiamos por el ranking ATP, este equipo está liderado por Karen Khachanov, 32º mejor jugador del mundo según la clasificación. Khachanov, ya afianzado como uno de los fijos en los grandes torneos, ha visto en este 2017 su mejor año hasta el momento, con octavos de final en torneos de la talla de Roland Garros o el Masters de Cincinnati. Pese a que su único título hasta la fecha data del año pasado, el moscovita ha sacado a relucir todo su potencial esta temporada, y va a más. Tan solo una victoria en sus cinco partidos de Davis Cup hacen que su experiencia en este certamen sea más que negativa. Momento para redimirse.

Mejores prestaciones este año para Andrey Rublev, uno de los talentos más potentes del circuito. Rublev, solo cinco puestos por detrás de Khachanov tras su fantástica actuación en el US Open, donde perdió en cuartos de final con el campeón, Rafael Nadal. El vencedor en el ya citado ATP 250 de Umag, trofeo que levantó siendo un Lucky Loser, lidera el ranking de su país en lo que a puntos en 2017 se refiere, y llega a esta eliminatoria sin haber perdido un solo partido de dobles en la Copa Davis: cuatro victorias en cuatro partidos. Desde que debutase con la edad de 16 años, el natural de Moscú solo ha perdido dos de los diez encuentros que ha jugado, por lo que es un seguro de vida en esta competición.

De más a menos durante los últimos meses llega Daniil Medvedev, quedándose, paulatinamente, a la cola de los dos jugadores ya mencionados. Medvedev, actualmente fuera del Top-60, no encuentra su mejor tenis, hecho que se refleja en los resultados. Siendo un jugador completo y capaz de adaptarse a todo tipo de escenarios, el tercer moscovita no pudo completar el único partido que ha jugado en Davis. Fue este mismo año, ante todo un Novak Djokovic; por desgracia para él, Medvedev se tuvo que retirar cuando perdía 3-6 6-4 6-1 y 1-0, después de haber empezado ganando. Sin jugar tampoco el quinto partido programado, ante Nenad Zimonjic, el jugador de 21 años tiene una oportunidad única para redimirse, demostrando toda su calidad y dando una alegría, frustrada anteriormente, a todo un país.

Aportando veteranía y recorrido en el circuito se encuentra Konstantin Kravchuk, un fijo en las últimas convocatorias. Kravchuk, de 32 años, es un asiduo doblista en lo que a Copa Davis se refiere, una modalidad en la que se defiende, y con la que ha obtenido varias victorias. Acumulando un total de 16 partidos con el equipo nacional, el también nacido en Moscú servirá de mentor para la nueva camada de jugadores rusos, de la que ya se han apartado hombres como Mikhail Youzhny o Gabashvili, y de la que no forman parte jugadores como Kuznetsov o Donskoy. En cualquier caso, Rusia es clara favorita para esta eliminatoria, y no sería nada sorprendente verles alzar una ensaladera en años próximos.