Duelo defensivo entre dos necesitados

Los Texans se impusieron 13-9 en un partido muy cerrado sobre los Bengals. En Houston, el QB titular fue Deshaun Watson, que en el día de su cumpleaños marcó el único TD de la noche.

Duelo defensivo entre dos necesitados
Watson se la entrega a Miller, acción casi constante durante todo el partido (Foto: Houston Texans)
Houston Texans
13 9
Cincinnati Bengals

Fue un fuerte duelo de defensivas. O más bien, un duro encuentro entre dos malas ofensivas. Houston visitó Cincinnati con el objetivo de ganar a pesar de arriesgarse con el novato Deshaun Watson como QB1. Fue un ajustado 13-9 que deja con más dudas que certezas a los Bengals, el primer equipo sin anotar touchdown en los dos primeros juegos de la temporada desde Eagles de Philadelphia de 1939.

Dura primera parte

El primer cuarto comenzó con un festival de patadas de despeje. Ninguno de los dos equipos fue capaz de mover las cadenas. Desde el principio se vio la intención de Houston de darle la menor responsabilidad posible en el juego a Watson, ecuación que se repetiría durante todo el partido (Lamar Miller y D’onta Foreman combinaron para 30 acarreos y 101 yardas al final de la noche). A pesar de que Javedeon Clowney recuperó un fumble provocado por su compañero Kareem Jackson al novato John Ross, solo un FG de Ka’ini Fairbairn le daría la ventaja a los Texans por 3-0.

En el segundo cuarto, Randy Bullock cumpliría la “ley del ex” y conectó un gol de campo de 39 yardas para empatar el partido. Los Bengals durante la primera le hicieron sentir la presión a Watson, y en el segundo cuarto se notó un poco más; Geno Atkins consiguió sus dos capturas del partido en este periodo. Pero cerca del mediotiempo, Watson eludió un tacle del mismo Atkins en la línea de golpeo y se escapó 49 yardas para anotar el único TD del juego, en una serie ofensiva en la que los Texans avanzaron 94yds en 9 snaps. Randy Bullock volvió a acortar distancias antes del cierre del segundo periodo, con un FG dentro de la endzone.

Defender el resultado

La defensa contra el pase de ambos equipos había sido muy buena en la primera parte (tanto Dalton como Watson fueron capturados 3 veces cada uno), pero en la segunda mitad los Texans se terminarían de imponer. Durante el tercer cuarto, la línea ofensiva de los Texans se parecía más a la de sus vecinos de Dallas que a la que verdaderamente juega en Houston. Tal vez el cansancio de la línea defensiva de Cincinnati, que estaba siempre más tiempo en la cancha y tenía que aguantar los acarreos de Miller y Foreman, hizo que Watson encontrara más tiempo para lanzar. Randy Bullock conectó otro FG, esta vez de 30 yardas, para poner a los Bengals solo a un punto.

En el periodo final, Houston fue más inteligente. Cuidó el ovoide, siguió corriendo y se aprovecho del muy mal arranque ofensivo que tiene Cincinnati esta temporada. Un gol de campo de 42yds de Fairbairn puso el 13-9 final.

La ofensiva preocupa en Cincinnati

Espantoso arranque de temporada de los Bengals. Un 0-2 es el record con el que nadie quiere llegar a la tercer semana de la temporada. Esto le ha tocado a Cincinnati. Los dirigidos por Marvin Lewis tienen un decente defensiva –donde la estrella es claramente Geno Atkins-, a la que solo tal vez le falte capacidad para generar turnovers. Pero la ofensiva no camina. Hay un interesante trío de RBs en Bernard, Hill y el novato Mixon. Y todo hincha bengalí ruega por la aparición del mejor Andy Dalton (terminó con 20 pases completos para 224 yardas) para visitar a los Packers de Green Bay en la Semana 3.

Correr para ganar, la clave de Houston

Después de perder en casa ante Jacksonville, este equipo parece darse un poco de ánimo. No, Tom Savage no puede ser el QB de los Texans. En realidad, Houston puede ganar sin un súper QB. Los tocayos de Bill O’Brien corrieron la cancha: 168 yardas consiguieron entre Deshaun Watson (quien sumó otras 125 yardas en 15 pases completos), Lamar Miller y D’onta Foreman. Y la defensa hace tiempo viene demostrando que podría tranquilamente ser la de un equipo que vaya al Super Bowl. Houston estuvo en Playoffs el año pasado, y será una buena manera de medir donde están parados cuando visiten a los Patriots en la tercer semana de la temporada.