Qué pasó frente al Athletic la pasada temporada

La UD Las Palmas vivió momentos muy diferentes contra los leones en la competición liguera. En la primera vuelta se hicieron con la victoria en casa. Sin embargo, cuando les tocó pisar el césped de San Mamés se vieron superados por un rival que no se cansó de buscar el gol.

Qué pasó frente al Athletic la pasada temporada
Foto: Laura Santana-VAVEL

La UD Las Palmas recibe al Athletic Club de Bilbao este domingo a las 17:30 en el Estadio de Gran Canaria. Los de Manolo Márquez llevaban tiempo sin conseguir tres puntos, aunque en la pasada jornada, frente al Málaga se hicieron con la victoria.

Este encuentro es muy importante para el conjunto amarillo, que podría ganar de nuevo en casa y dar un paso para convertir su estadio en fortín inquebrantable, tal y como pasó en la primera vuelta de la pasada campaña.

En la temporada pasada se enfrentaron a los rojiblancos en la jornada 13 de La Liga, llevándose la victoria en casa. Durante la primera parte la UD parecía perdida. Roque Mesa estaba bien vigilado por los rivales, bloqueando todo intento de jugada de los de las afortunadas.

Sin embargo, poco antes del final del primer tiempo, Tana encontró a Michel Macedo que se la puso a Prince Boateng al primer palo para que este adelantara a los suyos.

Dio comienzo la segunda parte y las cosas habían cambiado. Un festival amarillo de jugadas de calidad con las que poco tardó en aparecer el gol. Un contrataque de los de Quique Setién que sentenció Momo para poner tierra de por medio en el electrónico.

El encuentro no pintaba bien para el Athletic y la expulsión de Aduriz por doble amarilla les ponía las cosas aún más difíciles. Sin embargo, los leones no dejaron de luchar y en el 79’ Raúl García convertía la pena máxima.

El choque dio un giro inesperado y Las Palmas se veía arrollado por el contrario. Habían perdido el sentido de nuevo. Aunque poco les duró la desesperación, apareció el mago de La Feria para hacer de las suyas. Kepa no tuvo nada que hacer ante la vaselina que con tanta calidad dibujó Jonathan Viera. El esférico acabó contra las mallas poniendo el broche de oro a un gran partido.

En la segunda vuelta de la campaña el cuadro insular no levantaba cabeza. Quique Setién anunció que no renovaba y pareció el desencadenante de todos los males de un conjunto que tocó fondo.

A los amarillos les tocaba visitar San Mamés, pero no consiguieron salir victoriosos. Las cosas habían cambiado mucho y el conjunto no era el mismo de antes. El Athletic lo tenía todo, velocidad y desborde, salían con ganas de ganar la batalla. Tanto así que en el minuto 7 la UD encajó un gol de San José y en el 9’ fue Muniain el que marcaba las distancias.

El encuentro estaba siendo una pesadilla para los de Canarias. Sin embargo, Pedro Bigas puso un poco de luz minutos después marcando un tanto para los suyos. Las Palmas estuvo a punto de poner el empate, pero el intento fue fallido y los bilbaínos no perdonan.

Aduriz les daba el control de nuevo a los suyos con un gol en una locura de partido. Los locales tenían hambre de victoria y no paraban de intentarlo. La UD aguantaba el chaparrón como podía y milagrosamente se fueron al descanso sin recibir un gol más.

En la segunda parte del encuentro, un penalti sobre Jonathan Viera que nunca se pitó podría haber cambiado el rumbo del partido.  Aunque la única realidad fue que los amarillos se vieron superados nuevamente en dos ocasiones más. En el 58’ era Muniain el que conseguía el doblete y, un minuto más tarde, Aduriz lo hacía también.

Eso sí, la imagen que esa noche nos dieron ambas aficiones no se olvidará nunca. Los aficionados grancanarias vitoreaban al rival y los locales ovacionaron a los de las islas. Un gesto que hoy en día no es muy común y muestra el lado más admirable del fútbol.