Hércules - Badalona: buscando seguir con la dinámica

El CF Badalona visita al Hércules este sábado con la intención de prolongar su buen estado de forma

Hércules - Badalona: buscando seguir con la dinámica
Buscando seguir con la dinámica en el Rico Pérez

El Badalona visitará este sabado el Rico Pérez de Alicante para medirse al Hércules en partido correspondiente a la 5ª jornada del grupo 3 de la Segunda División B.

El conjunto barcelonés viaja a tierras valencianas tras haber cosechado un empate en la Nova Creu Alta de Sabadell el pasado fin de semana. Estas tablas contra el conjunto arlequinado significaron un punto que  supo a gloria para el Badalona, que aguantó las embestidas constantes de un Sabadell que jugó con superioridad numérica el último cuarto de hora de partido.

De este modo, el Badalona encadena dos jornadas consecutivas sin conocer la derrota, tras su victoria frente al Olot y el empate logrado en Sabadell. Así las cosas, los de Manolo González van poniendose a tono después de su titubeante inicio de campeonato, en el que tardaron en conseguir su primera victoria hasta la 3ª jornada.

Regresar de Alicante habiendo puntuado, significaría el afianzamiento de los catalanes en la parte media de la tabla, y poder acercarse a los puestos de play-off; así como un síntoma de que los badaloneses están familiarizandose con los mecanismos introducidos por el míster González en el que es su tercer curso en el banquillo del Municipal de Badalona.

Para el asalto al Rico Pérez, González dispondra de toda su plantilla al completo, con la excepción del defensa Álvaro Vega, que tras ver una doble amarilla en la Nova Creu Alta no podrá ser alineado en Alicante. Sin embargo, si que contará con el guardameta Morales que encadena dos jornadas sin recibir gol alguno y está siendo el jugador más en forma del Badalona en este inicio de campaña.

En resumidas cuentas, mañana se vivirá en el Rico Pérez un vibrante encuentro entre dos conjuntos con los mismos puntos y la misma trayectoria en liga en el que cualquiera de ambos puede llevarse el gato al agua en un partido, a priori, cerrado y con igualdad máxima que se puede decidir por una individualidad o bien, mediante el balón parado.