Un Hat-trick Real

El Madrid comienza hoy la búsqueda de su tercer entorchado consecutivo en Europa. Un hito que solo lo han logrado el propio conjunto español, el Ajax y el Bayern de Munich. Pero eso fue hace mucho tiempo. El gran reto es hacerlo en el fútbol contemporáneo. Y está claro que a la plantilla de Zidane le gustan los grandes retos.

Un Hat-trick Real
Foto: Realmadrid.com

La Champions y el Real Madrid. Las palabras sobran. Son como esa pareja de instituto prohibida entre la multitud y la muchedumbre, que siempre termina por verse al final del día. Pero no en una esquina o un callejón oscuro. No. Mejor delante de todos. Para que vean y sepan quiénes son los dueños de la situación. Quiénes son los que realmente se quieren. Dónde está realmente el amor. Y entre el Real Madrid y la Copa de Europa, hay más que amor.

Doce son las veces que un futbolista, con el escudo blanco bordado en la camiseta, ha levantado la "Orejona". El club que más tiene en sus vitrinas. El club que casi dobla a su perseguidor más próximo en galardones (el Milán tiene siete). El club que guarda el mejor idilio con la mayor competición del Viejo Continente. Totalmente inexplicable.

Beckenbauer. Foto: Bayern Munchen
Beckenbauer. Foto: Bayern Munchen

Pero lo que sí se puede explicar, y de forma detallada, es el próximo reto que tienen los blancos en el horizonte. Un objetivo manchado, que se creía ya extinto. Y es que hace ya 40 años que ninguna escuadra logra tres Copas de Europa seguidas. El último combinado que lo consiguió fue el Bayern de Munich de la década de los 70. La mejor época del conjunto bávaro que coincide con el ascenso del mejor jugador de su historia: Franz Beckenbauer. El "Káiser" alzó el preciado título en los años 74, 75 y 76, así como una Copa del Mundo. Por eso está considerado como uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos.

Antes del bueno de Franz, un joven holandés de aspecto melenudo y carácter endiablado, volvería locas a todas las defensas que se enfrentaban a él. Y sin importar cómo, porque no había antibiótico que pudiera frenar los dolores de cabeza que generaba Johan Cruyff. El "14" por excelencia. El mago. La representación del "fútbol total". Y, probablemente, el mejor jugador europeo de siempre. Hasta tres Champions consecutivas se llevó el Ajax para casa con el neerlandés en sus flias (71, 72 y 73).  Así es como se llega al Olimpo de esto del balompié.

Johan Cruyff. Foto: Ajax
Johan Cruyff. Foto: Ajax

Y ya por último, sin olvidar, el Madrid de Di Stefano. Porque no fueron tres, sino cinco. "La Saeta Rubia" fue la encargada de hacer grande y escribir el nombre del club de Chamartín en los anales de la historia. Sin él, no se entendería nada de lo que es el Real Madrid actualmente. Esa década de los 50, con Amancio, Gento, Puskas y él, está manchada del blanco más potente que existe. Y si no hay, ya lo crearon ellos. Jamás se ha visto una supremacía en el mundo del fútbol como la que disfrutaron en La Castellana a mediados de siglo. Pero ojo, porque quizá estamos en el inicio de una réplica.

El Real Madrid de Zinedine Zidane. Sin Beckenbauer, pero con Ramos. Sin Cruyff, pero con Modric. Sin Di Stefano, pero con Cristiano Ronaldo. Si ya era difícil lograr dos Copas de Europa seguidas (ningún equipo lo ha hecho desde el cambio de formato -1992-), tres no lo es tanto en realidad. Ahora no hay presión. Lo complicado ya está hecho. Lo que toca es disfrutar. Jugar con la risa en la cara. Que el Bernabéu se convierta en un teatro. Los Asensio, Isco, Kovacic, Marcelo y cía saben de qué va esto. El Apoel es la primera piedra en el camino. Vendrán otras más grandes. Que empiece el espectáculo. Que suene el himno de la Champions.