El Real Madrid necesita atar ya a Isco, el mago del fútbol

Después de su última exhibición -esta vez con la selección española- el club madridista debe acometer cuanto antes la renovación de uno de los mejores centrocampistas del momento. El mercado se ha vuelto loco y no conviene dejar suelto al malagueño.

El Real Madrid necesita atar ya a Isco, el mago del fútbol
Isco asiste a uno de sus compañeros de la selección en el partido ante Italia I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

El soberbio partido que jugó Isco Alarcón contra la poderosa selección italiana quedará para el recuerdo y la historia del fútbol. Nadie sabe de dónde ha salido este chico que está maravillando al mundo a sus 25 años, aunque su magia le viene desde bien joven, desde que deslumbrase en el Málaga con Manuel Pellegrini. 

Ahora pertenece al Real Madrid, que visto lo visto en los últimos meses, acertó de pleno en su contratación cuando el mercado aún mantenía la cordura. Pero si los aficionados blancos no quieren llevarse un susto y ver al malagueño en otro club para deleite de la hinchada local, Florentino debe renovarle ya hasta 2022.

Isco I de España

El primer recital del mediapunta blanco a las órdenes de Lopetegui es para verlo una y otra vez. Nadie se cansaría de disfrutar del fútbol en estado puro. Cualquier hinchada amante de este deporte aplaudiría ante el juego que derrocha el malagueño.

Porque no solo fue endosarle dos golazos a Buffon, sino burlar a toda la defensa italiana y, en particular, a Marco Verratti. La joven promesa del PSG todavía anda buscando explicación a lo que vio sobre el césped del Bernabéu.

Junto a Koke, Silva, Asensio e Iniesta el estilo del 'tiki-taka' volvió a lucir en España. El técnico vasco solamente tenía que reunir en el campo a los más talentosos magos del balón. Así lo hizo, así salió: tres a cero, con una exhibición absoluta de Franciso Román Alarcón Suárez o Isco I de España. El sucesor de Iniesta. 


Mago por aquí, mago por allá. Del maestro al aprendiz. De Fuentealbilla a Arroyo de la Miel. La cojo, la escondo, la toco, cañito a uno, sombrerito al otro. Control-regate, disparo ajustado a la cepa. 'Croqueta' y rotura de cadera. Un 'pintxisco', otro detallisco. Llámalo magia, llámalo Isco. 


Isco regatea a dos futbolistas italianos ante la atenta mirada de Iniesta y el colegiado I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)
Isco regatea a dos futbolistas italianos ante la atenta mirada de Iniesta y el colegiado I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Es el líder de esta nueva selección y como tal, en el próximo Mundial de Rusia 2018 será el timón del equipo. Si no sufre una desgraciada lesión grave, continuará hasta el final de temporada deleitando con su manejo del esférico.

Eso sí, es Zidane quien tiene la potestad para darle el protagonismo que se merece en el Real Madrid. Aunque ya lo haya hecho, debe darle continuidad a un chico que enriquece mucho el juego blanco. Los magos se entienden y 'Zizou' fue también uno. 

Renovación hasta 2022

Espectáculo tras espectáculo está claro que un mago anda suelto por el verde de los estadios que pisa. A pesar de que siga siendo futbolista del Real Madrid -tras los últimos movimientos sorprendentes del pasado mercado estival- no caben especulaciones ni tonterías. La desorbitada cifra que el PSG pagó por Neymar (sin olvidar que era una cláusula de rescisión) o la que pagará por Mbappé han revolucionado los negocios en ese sentido. 

Por tanto, sin techo ya para el gasto y con los pagos para la finalización de contratos, al Real Madrid le interesa tener al de Arroyo de la Miel feliz. Porque 'magia' estará suelta cuando llegue verano de 2018, fecha límite de su relación madridista.

Ahora, con un Isco desatado en el césped, conviene y mucho "atarle". La principal razón es futbolística: liderará -junto a Marco Asensio- el juego blanco de los próximos años. 

Ni el club parisino, ni el City de Guardiola, ni el Bayern de Ancelotti ni la Juventus, ni el mismísimo FC Barcelona podrá disfrutar de su magia, porque Francisco ya ha reconocido que su deseo es "seguir en el mejor equipo del mundo por mucho tiempo". Punto y final.

Le toca a la entidad blanca mover ficha, citar al malagueño y firmar su relación con el club hasta 2022. Que la magia no se escape del Santiago Bernabéu.