Real Madrid Castilla: un filial con historia

Llegan los playoffs de ascenso a Segunda División y el filial madridista tendrá la oportunidad de regresar a la categoría donde más temporadas ha estado. Para ello tendrá que sumar un nuevo ascenso a la lista de los conseguidos hasta la fecha.

Real Madrid Castilla: un filial con historia
Butragueño, Martín Vázquez y Pardeza en sus tiempos en el Castilla.

El titular del artículo no es del todo correcto. De hecho, el filial blanco bajo la denominación de Real Madrid Castilla no ha conseguido ningún ascenso ya que adquirió este nuevo nombre la temporada siguiente de conseguir el último. Por lo tanto, y ciñéndonos a la realidad, haremos un repaso de los ascensos logrados por la Agrupación Deportiva Plus Ultra, el Castilla, el Real Madrid Deportivo y el Real Madrid B.

El Real Madrid desde sus orígenes ha tenido un equipo filial del que nutrirse, aunque en los primeros años no era oficial sino que se abastecía fichando a los jugadores que destacaban en los equipos punteros de las cercanías o absorbiendo directamente los clubes que empezaban a destacar y le podían llegar a hacer sombra.

Así funcionó hasta el año 1931 cuando se fusionó con el Castilla Football Club y que lo utilizaba para que sus jóvenes promesas dieran sus primeros pasos hasta que en 1933 desapareció.

Orígen

Paralelamente, en el año 1930 se creó una agrupación deportiva que englobaba varios deportes como natación, ciclismo o excursionismo, además de fútbol. Ese mismo año empezaron a competir en un Campeonato de Empresas de Seguros bajo el nombre de Agrupación Deportiva Plus Ultra, tomando el nombre de la famosa aseguradora. Así continuaron hasta que llegó la Guerra Civil. Tras el paso de ésta, siguieron compitiendo, esta vez en el Campeonato de Empresas de Educación y Descanso, proclamándose subcampeones de la Sección Centro en 1942 y de España en 1943.

Fundación y primeros ascensos

El 20 de septiembre de 1943 cambian los estatutos del club para inscribirse en la Federación Castellana y esa fecha será la que al final quede como oficial de la fundación de la Agrupación Deportiva Plus Ultra. La temporada 43/44 la comienzan desde Segunda Categoría, se clasifican para el ascenso y lo consiguen tras eliminar a la A.D. El Rayo. Ya en Primera Categoría optan al ascenso y lo logran en la 45/46.

Tras esta importante gesta absorben al C.D Cifesa y adquieren en propiedad el estadio de Ciudad Lineal, el antiguo velódromo. Debutan en Tercera División con un meritorio quinto puesto y al finalizar la temporada firman un acuerdo de filiación con el Real Madrid, a pesar de que ya antes funcionaba como filial (no oficial) aportando jugadores a cambio de ayudas económicas o de material deportivo.

La temporada siguiente finalizan de nuevo quintos y en la 48/49 consiguen el primer puesto del grupo, quedando cuartos en la fase de ascenso. La Segunda División sufrió una modificación ese año, pasando de un grupo a dos, por lo que la A.D. Plus Ultra, a pesar de no haberlo logrado en el campo, pasa a ser equipo de Segunda División. Ya empezaban a salir futbolistas de los que se aprovechaba el primer equipo y los Zárraga, Mateos, Grosso o Miguel Muñoz se empezaban a convertir en grandes jugadores. En menos de 10 años el, ya por entonces, filial madridista había logrado tres ascensos y estaba en la segunda categoría del fútbol español.

Equipo ascensor

A pesar de comenzar su andadura en la Segunda División con buen pie consiguiendo un tercer puesto y a punto de clasificarse para la promoción de ascenso, la década de los 50 se convirtió en una época convulsa. En la temporada 52/53 la A.D. Plus Ultra queda 15º y desciende de nuevo a Tercera División (por aquel entonces la tercera máxima categoría). Tras dos años, de nuevo en la 54/55 quedan campeones de su grupo y de la fase de ascenso por lo que regresan a Segunda División en la que permanecerían tan sólo un temporada.

De nuevo en Tercera salen campeones y consiguen eliminar al S.D. Emeritense y al U.D. El Entrego en la promoción de ascenso. Un nuevo regreso a Segunda tras haber vivido dos descensos y dos ascensos en tan sólo cinco años. Esta vez consigue mantenerse durante cinco temporadas sin mayores problemas pero en la sexta, la 62/63, realizan una Liga nefasta que les manda, una vez más, a la Tercera División.

En Tercera se convierten en uno de los equipos punteros pero se pasan varios años clasificándose para la promoción sin conseguir el ansiado ascenso.

Los años mágicos del Castilla

A comienzos de los 70 la Agrupación Deportiva Plus Ultra atraviesa dos temporadas consecutivas en las que no consigue superar el décimo puesto en Tercera División. Ante esta situación, Antonio Borrachero, presidente del club, decide disolverlo en 1972. El Real Madrid aprovecha la oportunidad y compra los derechos federativos. Santiago Bernabéu cambia el nombre del club pasándose a llamar Castilla Club de Fútbol, jugando sus partidos como local en la Ciudad Deportiva del Real Madrid y cambiando su tradicional camiseta azul por un equipaje completamente blanco como el del primer equipo madridista.

En lo deportivo no cambia demasiado la situación. Siguen cosechando buenos resultados en Tercera División pero sin conseguir ascender. En 1977 se introduce la Segunda División B y el Castilla queda encuadrado en el Grupo I de los dos existentes. El estreno en la categoría no podía haber sido mejor. Consiguen el subcampeonato y ascienden a Segunda División.

Con este ansiado ascenso llega la época gloriosa del filial blanco. En el curso 79/80 consiguen un hito sin precedentes. Llegan a la final de la Copa del Rey tras eliminar a cuatro 'primeras' como el Hércules, Athletic de Bilbao, Real Sociedad (subcampeón de Liga y campeón de las dos siguientes) y Sporting de Gijón en semifinales. La final sería un mero trámite para el Real Madrid que terminaría ganando por 6-1 pero permitiría al Castilla convertirse en el primer filial que disputa una competición europea.

Sería la Recopa del año siguiente en la que, desafortunadamente, quedarían eliminados en primera ronda por el West Ham United. A pesar de ganar por 3-1 en el Santiago Bernabéu, sería derrotados por 5-1 en Inglaterra consiguiendo incluso forzar la prórroga.

La ‘Quinta del Buitre’

Continuamos en el tiempo y llega la temporada 83/84 para un Castilla que estaba formado por la archiconocida ‘Quinta del Buitre’. Logran ser el único filial en ganar el título de Segunda División, honor que aún conservan. Butragueño, Míchel, Sanchís, Martín Vázquez y Pardeza eran los hombres que formaban el quinteto famoso y alternaban partidos del filial con los del primer equipo de la mano de Alfredo Di Stéfano.

A estos años dorados les siguen otros más oscuros. Incluso en la temporada 86/87 se libró del descenso, a pesar de quedar décimo séptimo, gracias a la ampliación de equipos en la categoría (de 18 a 20). Pero en la 89/90 ya no les acompaña la suerte y terminan sucumbiendo para regresar a Segunda División B.

Pero más doloroso históricamente que el descenso es la decisión de la RFEF. Modifican el Reglamento General incluyendo una ley por la que los equipos filiales deben quedar integrados en la estructura del club al que pertenecen. De esta manera, el 1 de julio de 1990, se disuelve el Castilla y pasa a ser un equipo dependiente del Real Madrid bajo el nombre de Real Madrid Deportivo.

Con esa denominación juegan tan sólo una temporada y el resultado es magnífico. Campeones de grupo y un nuevo ascenso tras liderar la promoción en un grupo en el que estaban Recreativo de Huelva, Manlleu y San Sebastián C.F.  Para comenzar la siguiente temporada en Segunda División cambian de nuevo el nombre pasando a ser Real Madrid C.F. ‘B’.

Por fin llegan unos años de estabilidad en los que el filial vuelve a nutrir de jugadores al primer equipo. Futbolistas como Guti, Sandro, Morales o Rivera llegan a debutar con el Real Madrid y alguno de ellos consolidándose. Incluso un jovencísimo Raúl llega a la primera plantilla sin apenas pasar por el ‘B’.

Todo esto lo terminan pagando ya que se echa en falta la calidad de los jugadores que ya han dado el salto y en la temporada 96/97 de nuevo pierden la categoría.

La nueva etapa en Segunda B se convierte en un ‘quiero y no puedo’ constante. Temporada tras temporada el equipo se clasifica para los playoffs de ascenso, pero una y otra vez fracasan en su intento de recuperar la categoría.

“La Fábrica” al rescate

Finalmente en la 2004/2005 bajo la batuta de Juan Ramón López Caro el filial alcanza el sueño de la Segunda División eliminando a Zaragoza ‘B’ y Conquense en la fase de ascenso. El equipo estaba formado por jugadores de la talla de Soldado, Arbeloa, Granero, Borja Valero, Negredo, Javi García, Mata y tantos otros que podían haber formado una nueva ‘Quinta’.

Con el nuevo ascenso llega otra vez un cambio de nombre. En el intento de recuperar antiguos valores, la nueva denominación será Real Madrid Castilla.

La primera temporada en el retorno es tranquila y consiguen salvarse sin mayores problemas, pero la siguiente temporada muchos jugadores abandonan el equipo yendo cedidos a equipos de Primera. Esto trastoca la planificación del entrenador, Míchel, que no puede evitar de nuevo el descenso a Segunda División B.

Desde ese mazazo el único objetivo ha sido volver al sitio que nunca tenían que haber dejado, pero en las tres primeras temporadas ni siquiera llegaron a meterse entre los cuatro primeros. En la temporada 2010/2011 terminan terceros y disputan la promoción de ascenso pero el Alcoyano les elimina a las primeras de cambio, consiguiendo ellos el ascenso y dejando al filial blanco un año más en la tercera categoría del fútbol español.

Esta última temporada el equipo se ha mostrado aun más sólido y han conseguido el liderato del grupo. Hay mucha confianza depositada en los Morata, Jesé, Joselu, Juanfran, etc. para recuperar el prestigio de un filial con mucha historia.