Se busca gol por Martiricos

El Málaga ha empezado la temporada de la peor forma posible, en el que la falta de gol ha sido lo que más ha perjudicado a los de Míchel en los tres primeros encuentros ligueros. Es por eso que los delanteros deben dar un paso adelante.

Se busca gol por Martiricos
Se busca gol, razón aquí

El inicio liguero  del equipo malacitano ha sido mucho peor del que cualquiera de los aficionados se podría esperar.  Los tres partidos disputados hasta la fecha se cuentan por derrotas  y   solo han sido capaces de anotar un único gol. Algo que denota que la situación es insostenible y debe haber un cambio de actitud en los jugadores  y de planteamiento táctico.

Está claro que estos cambios  se deben producir de forma inminente por tal de poder seguir enganchados al tren de la liga. Además, el calendario no ayuda al equipo y los choques  ante el Atlético, Valencia, Athletic o Sevilla se antojan muy difíciles. Es por eso que los delanteros deben tirar del carro en esta difícil situación para revertirla, ya que hasta el momento el único gol que se ha marcado ha sido obra del central Diego González en una jugada a balón parado frente a Las Palmas.

Especialmente se espera mucho de Borja Bastón, que venía con el cartel de killer, avalado por su gran temporada en Eibar, pero que  de momento no ha conseguido ver puerta en partido oficial. También hay que recordar que Sandro Ramírez  no marcó su primer gol hasta la jornada 5 y hasta entonces se discutía sobre su capacidad goleadora. Aunque por entonces la situación era ligeramente mejor, pues ya se habían marcado tres goles a estas alturas y el equipo llevaba  2 puntos .

El otro jugador que debe dar un paso adelante es el uruguayo Rolan, que se considera ya como una nueva esperanza para el quipo pues se trata de un delantero distinto a Borja Bastón al tener muchas más profundidad y velocidad. De ahí que lo más probable será que mañana dispute algunos minutos para que vaya cogiendo confianza , con el objetivo de que también  esté en el choque frente al Valencia tres días después