Triunfo armero entre el diluvio

Partido con pocas oportunidades creadas decidido finalmente por una genialidad de Gálvez. El Eibar iguala al Leganés en puntos y sale de un bache de incertidumbre.

Triunfo armero entre el diluvio
Gálvez celebra su gol. | Foto: LFP.es
SD Eibar
1 0
CD Leganés
SD Eibar: Dmitrovic; Capa, Oliveira, Gálvez, José Ángel; Bebé (Arbilla, min. 62), Jordán (Charles, min. 87), Dani García, Inui; Sergi Enrich, Kike (Escalante, min. 77).
CD Leganés: Cuéllar; Bustinza, Mantovani, Muñoz (Dos Santos, min. 13), Diego Rico; Siovas, Brasanac; Omar (Beauvue, min. 61), Appelt, Naranjo (Amrabat, min. 81), Guerrero.
MARCADOR: 1-0, min. 53, Gálvez.
ÁRBITRO: Juan Martínez Munuera (Comité Valenciano), amonestó del local a García (min. 43) y Oliveira (min. 48); y del visitante a Brasanac (min. 3), Dos Santos (min. 25), Rico (min. 50), Siovas (min. 63) y Guerrero (min. 66)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 4 de la competencia de Liga entre Eibar y Leganés. Partido jugado desde el Estadio Municipal de Ipurúa (Eibar). 4,986 espectadores.

El partido apertura de la cuarta jornada de LaLiga se jugó en Ipurúa bajo un cielo lluvioso, con dos equipos guerreros ansiosos de sumar para evitar los puestos de descenso y ampliar sus objetivos para la campaña. Quizás el factor clima jugó un importante papel en el enfrentamiento de los pequeños gigantes del balompié español, y es que, al finalizar la primera parte, se notaba que los botines se hacían pesados para ambos conjuntos, que no lograron despegar totalmente en el verde del Estadio Municipal. 

Con Rubén Peña en el centro de campo y Bebé electo por encima de Rubén Peña, Mendilibar ponía las piezas en el tablero, buscando tener la seriedad para controlar el juego sobre un rival que juega a por todo, la incorporación de Gálvez al lado de Paulo sería vital tanto para el corazón de la defensa, como para el resultado final. Garitano también hizo rotaciones importantes: destacando la ausencia de Szymanowski y Rubén Pérez, algo positivo para el combinado local. 

Iniciado el partido, las primeras complicaciones llegaron para el Leganés apenas pasados los diez minutos de encuentro, se lesionó Ezequiel Muñoz tras una caída peligrosa lesionando su espalda y siendo reemplazado por Dos Santos inmediatamente

El Eibar manejaba el partido en los primeros minutos, aunque generando poco peligro y cometiendo equivocaciones notables a la hora de culminar las jugadas. Entonces el conjunto pepinero demostró tener capacidad para hacer su juego, generaron las chances de mayor peligro; primero, Omar Ramos aprovechó una contra para buscar sorprender a Dmitrovic, pero el arquero atrapó su disparo centrado. Los visitantes mantuvieron la seriedad y el orden en el centro del campo, Brasanac (debutante) se adelantaba para ser opción y a poco estuvo de batir al arquero. Naranjo también probó por sus medios, pero se encontró con un rechazo por parte del meta serbio. 

Takashi Inui estuvo muy involucrado en el partido, pero no podía marcar diferencia cuando solo él parecía comprometido, había poca creatividad de juego y lo más relevante fueron centros al área que no fueron reto para Pichu Cuéllar. El Lega fue más en los últimos minutos de la primera parte, aprovechando las imprecisiones de los armeros. Poco mostró Bebé, haciendo más evidente la necesidad de Pedro León.

Gálvez rompió el iceberg

El cansancio se apropió de las dos escuadras tras el primer tiempo, pero solo se requería una genialidad para decidir el rumbo final del encuentro, eso y mantener la seriedad que ambos habían mostrado, el juego estaba para el que propusiera más y el que tuviera una idea de esas emprendedoras que forman imperios. El chispazo lo tuvo Alejandro Gálvez, primero, robó un balón en el centro del campo, descargó con Inui ubicado en el costado izquierdo mientras adelantaba su posición sin pelota al frente de ataque,  y el nipón con su rápida mentalidad colgó el centro y el andaluz cabeceó con furia, como si fuera la última oportunidad del partido y venció a Cuéllar. Mejor primera aparición, imposible. 

Garitano quiso responder con misiles, tiró del banquillo a Beauvue y Amrabat para los minutos finales, no dieron el resultado esperado ni el Eibar pujó por más goles a pesar de tener espacios para generar miedo. El daño lo hizo Gálvez por medio de una auténtica travesura y fue suficiente para sentenciar al Leganés que encadena su segunda derrota al hilo, despidiéndose del buen arranque que tuvieron. Los de Mendilibar cierran con cierto escepticismo el inicio lleno de dudas, igualando en puntos al cuadro pepinero.