110 años de fidelidad, pasión y sufrimiento

El Real Betis Balompié cumple hoy 12 de septiembre 110 años y desde VAVEL queremos dar un homenaje al equipo verdiblanco.

110 años de fidelidad, pasión y sufrimiento
Foto: Página Oficial del Real Betis Balompié.

Tal día como hoy hace 110 años, un grupo de estudiantes fundan el España Balompié, primer nombre apodado al Real Betis Balompié, que meses después se convertiría en Sevilla Balompié. Los grupos de hermanos Hermosa, Wesolowski, Castillo, Cascales y Gutiérrez portando la elástica en aquel entonces blanquiazul, defendían al nuevo equipo sevillano con Alfonso Castillo de Ochoa, capitán y presidente del la entidad balompédica, ubicada su sede oficial en la calle Alfonso XII desde el 1907 al 1909.

En 1910, el equipo declara campeón de la Copa de Sevilla, dándose a conocer en la ciudad hispalense, título que repetiría en 1914, concediéndose el título de ''Real'' por Alfonso XIII, ya iniciando la fusión con el Betis Foot-ball Club. En agosto de 1915, el Gobernador Civil de Sevilla, aprobó los Estatutos necesarios para el cambio de nombre del club, cambiando la denominación del "Sevilla" Balompié por la de "Real Betis" Balompié. Tras volver a proclamarse Campeón de Sevilla en 1915.

El club apellidado Balompié aportó los jugadores, la afición y el terreno de juego, ubicado en el Prado de San Sebastián. Por otro lado, Betis FC aportó principalmente el título de Real. Hasta 1930 no llegaron a llamarnos 'béticos, béticas', ya que se le conocía popularmente como el Balompié y a sus aficionados 'balompedistas'.

El Betis avivaba su esfuerzo y su situación económica ascendía, con nuevos jugadores, esto se notó entre los aficionados ya que el 3 de abril de 1932, se proclamó Campeón de Segunda División. El Betis Balompié -sin "Real" debido a la II República, convirtiéndose en el primer equipo andaluz que ascendía a la Primera División.

Ya en primera durante los años 1934-1935, el Betis estaba dirigido por Patrick O'Connell, impulsor de los colores verdiblancos por su equipo de procedencia, el Celtic. Dicho año el irlandés junto a Urquiaga, Areso, Aedo, Peral, Gómez, Larrinoa, Adolfo, Lecue, Unamuno, Timimi, Saro, Caballero, Rancel, Valera y Espinosa, el Betis Balompié se convirtió en Campeón de Liga, venciendo por 0-5 en el antiguo campo del que fue del antiguo Racing de Santander, sábado de feria en Sevilla donde los béticos estaban expectantes entre las casetas. 

Posteriormente, como consecuencia de la Guerra Civil, tuvo que vender jugadores para apurar su situación económica, O'Connell eligió el FC Barcelona y el Balompié bajó a Segunda División. Dos años más tarde regresó a la Primera División, y en 1943 el Betis se despidió de la misma, a la que no regresó hasta 15 años después, bajando hasta la Tercera División donde permaneció siete años, cayendo con un 4-1 contra el Racing, el mismo lugar donde se había coronado Campeón de Liga.

Todo el mundo tiene en mente aquella movilización de béticos en Utrera dándolo todo para que el Balompié vuelva a lo que fue, uno de los grandes del fútbol español de la categoría andaluza.

El Betis para salir del hoyo de Tercera, se sustentó al aficionado, un aficionado que no dejaría a su equipo caer, al lema de ¡Viva el Betis ''Manquepierda''! El Betis superó esos años con la ayuda de una implacable afición, propulsor del regreso a Segunda División en 1954, donde ganaba fama por su estadio repleto de aficionados y por los desplazamientos verdiblancos y de la magnífica actuación de la entidad bética dirigida por Benito Villamarín.

Habría que esperar hasta cuatro años más tarde, el 1 de junio de 1958 para ver al Real Betis Balompié como equipo de Primera División y lo hizo a lo grande. Se convirtió en el ganador en el primer partido oficial contra su equipo rival en su propio campo, con un 2-4 a favor de la entidad verdiblanca, convirtiendo la rivalidad sana y los derbis sevillanos en algo permanente y legendario.

Años de esplendor vivía el Betis no sólo en lo deportivo, también se remodeló el Estadio, adquiriéndose íntegro para el club. La marcha de Luis del Sol se suplante por Rogelio Sosa y más tarde Rafael Gordillo. En lo deportivo, en 1964 el Betis acaba tercero de Liga, campeón del Carranza y la participación de la Copa Ferias.

En 1966, el club vivió la marcha de Benito Villamarín tras diez años en la entidad, aparte la trágica muerte de Andrés Aranda y el descenso a Segunda División. La entidad hispalense vivía una época bastante irregular e insostenible: regreso a Primera en 1967, descenso en 1968, ascenso en 1971, descenso en 1973, ascenso en 1974... Años de amargura y felicidad para el aficionado, que estaba ilusionado con la llegada de Biosca, Esnaola y Cardeñosa.

El 25 de Junio de 1977 el Betis se proclamó Campeón de la Copa del Rey en el Estadio Vicente Calderón siendo el primer equipo andaluz en hacerlo bajo el nombre de 'Copa del Rey'. Dirigidos por Rafael Iriondo, con jugadores míticos como Esnaola, un gran protagonista en la fatídica tanda de 22 penaltis. Bizcocho, Biosca, Sabaté, Cobo, López, Alabanda, Cardeñosa, García Soriano, Megido, Benítez, Eulate y Del Pozo. 

En el mismo año, el Betis llegó a cuartos de final de la Recopa de Europa. Un año después, como en los viejos tiempos, en esa misma temporada desciende a Segunda División. De vuelta a Primera en 1979, el Real Betis retorna a los buenos tiempos y entra a la clasificación de la UEFA en 1982 y 1984, época del llamado 'EuroBetis'.

Desde entonces hasta el temido 1992, el Betis vivía grandes apuros económicos y deportivos, descendiendo así en el 1991. Una de las peores épocas, marcada por una grave preocupación e incluso desaparición del club. El Real Betis Balompié se vio obligado a pagar un capital social de casi 1.200 millones de pesetas. Los béticos se unieron pero recaudaron 400 pesetas. El 30 de junio de 1992, el vicepresidente económico Manuel Ruiz de Lopera se hace con el control mayoritario de la SAD, aportando la deuda restante que debía el club en un ultimátum.

En 1994 llega a la entidad Lorenzo Serra Ferrer como entrenador del equipo bético para volver al Betis a la mayor categoría de fútbol español. Tras el ascenso se convierte en equipo revelación, terminando en tercera posición. En la temporada 1996-97 repite entre los primeros de la clasificación española liguera y llega a la final de la Copa del Rey, cayendo ante el FC Barcelona en la prórroga. Los añorados Jaro, Jaime, Vidakovic, Ríos, Merino Ureña, Alexis, Nadj, Olías, Finidi, Cañas, Pier, Jarni, Alfonso. Finidi y Alfonso fueron los que sumaron tantos al marcador a favor del equipo hispalense. Tras la marcha del mallorquín el Betis caería de nuevo al pozo de Segunda en el año 2000. Juande Ramos entraría al banquillo bético para clasificarse en la competición europea (UEFA).

Los medrioques años llevarían de nuevo a Serra Ferrer al banquillo. En 2005 el Real Betis Balompié a manos del mallorquín ganaría su segunda Copa del Rey contra Osasuna, tras pasar la semifinal con una tanda de penales ante el Athletic de Bilbao. De nuevo el Vicente Calderón fue testigo de los 2-1 por obra de Oliveira y Dani.

Doblas, Melli, Rivas Lembo, Juanito, Luis Fernández, Arzu, Varela, Marcos Assunçao, Joaquín, Fernando, Edu, Dani, y Oliveira fueron los héroes verdiblancos aquella noche en el Calderón que recuerda gran parte de esta generación.

Esa gloriosa temporada le hizo ser el primer equipo andaluz en disputar la competición de la Champions con ese Real Betis - Chelsea en el Ruiz de Lopera. Y como es de costumbre tras los años de gloria, el Betis desciende en la temporada 2005-2006, un año antes de su centenario.

Tras conseguir la permanencia con apuros tres temporadas seguidas, el Betis desciende a Segunda División en 2009. Dos semanas después del descenso, alrededor de 65.000 béticos se manifiestan reclamando un cambio en la directiva bética y la marcha del máximo accionista, Manuel Ruiz de Lopera, día emblemático para la historia verdiblanca.

En la temporada 2009-2010, el Betis toca con la yema de los dedos el ascenso. En el consiguiente verano se hacen fichajes como los de Jorge Molina y el imparable, hasta entonces desconocido Rubén Castro, leyenda viva del Real Betis Balompié y máximo goleador de la entidad.

Se asciende esa temporada a la Liga BBVA y se mantiene la categoría durante tres temporadas, con una clasificación para la UEFA Europa League. Tras esto, llegó la temporada de los 25 puntos, un año desastroso tanto deportivamente como dentro de la entidad del Betis. Varios cambios de presidencia y una inestable directiva reinaba en el equipo hispalense. El Betis volvió al año siguiente, la última vez que volvió a pisar el infierno de la Segunda División, ahora, con Ángel Haro al frente y con Joaquín de vuelta.

En esta subida y bajadas, como las que tiene la vida misma, el bético está ahí, el bético siente, ayuda, fortalece a su equipo, llora de tristeza, llora de emoción, se enfada, canta sin aliento, abraza al que tiene al lado sin conocerlo de nada, pasa su legado a sus descendientes.

La vida es lo que más se parece al Betis.

Fotos Campeón de Liga y Campeón Copa del Rey 1977 y 2005: Sevilla ABC.