Alonso, a la espera de McLaren

El piloto asturiano espera a que McLaren sea la que mueva la primera ficha del tablero para decidir si renueva o si, por el contrario, da por finalizada la relación con la escudería. El requisito del asturiano es que Honda deje de ser motorista y todo parece indicar que sera Renault quién aprovisionará a McLaren

Alonso, a la espera de McLaren
Foto: Getty Images

Fernando Alonso se mantiene a la espera de la decisión de McLaren para pronunciarse sobre su futuro. Todo parece indicar que los motores de McLaren serán Renault a partir del año que viene y que, por tanto, Alonso seguirá en el equipo McLaren. Mientras espera a que el trío Mclaren, Honda, Renault solucionen las cuestiones de futuro, el asturiano asegura que "mis aficionados me verán ganar en 2018". Pese a que el anuncio de su renovación para 2018 parece inminente, en la previa del GP de Singapur aseguraba que "no tengo ni idea, si hay un cambio o no después de lo que decida el equipo, pues yo veré las consecuencias que tendría, lo positivo y negativo, y veremos cuáles son los planes para el año que viene" Alonso dejaba su futuro en el aire volviendo a recordar que "la decisión que tome en 2018 será para ganar, no tengo ni necesidad ni ganas de quedar entre los doce primeros".

Dejando de banda las cuestiones de futuro, Alonso se centró en hablar del futuro más cercano en el GP de Singapur, un circuito que, a priori, le presenta una opción inmejorable de conseguir un buen resultado igual que en Mónaco o en Hungría. Así mismo lo aseguraba Fernando diciendo que "volveremos a un buen nivel de competitividad, como en Mónaco o Hungría. EL objetivo es estar con los dos coches entre los diez primeros tanto el sábado como el domingo. Vamos a preparar le fin de semana como una gran oportunidad y esperemos que podremos estar entre los mejores".  En cuanto al físico y a las dificultades que se decía que iban a presentar los monoplazas de 2017 dijo que "seguramente este de Singapur y el de Malasia serán los dos Grandes Premios que pondrán más al limite la mecánica del coche y el físico del piloto por el calor y la exigencia de estos sitios. Nos hemos entrenado bien; se habló mucho de lo duros que serian los coches en 2017, aunque finalmente no lo son tanto".