Zach Randolph se libra de la cárcel

El jugador de los Sacramento Kings finalmente no entrará en prisión y solo deberá prestar servicios a la comunidad para cumplir condena

Zach Randolph se libra de la cárcel
Zach Randolph | Foto: Getty Images

Zach Randolph ha sido finalmente condenado desde este miércoles a prestar servicios a la comunidad tras el incidente en el que la policía le detuvo en posesión de marihuana además de protagonizar un incidente el pasado mes en Los Angeles.

La sentencia no se ha hecho derrogar e inmediatamente el jugador ha sido condenado a cumplir 150 horas de servicios comunitarios según ha comunicado Frank Mateljan, portavoz de la Fiscalía de la ciudad californiana.

El dos veces All-Star pidió en el juicio al Tribunal que se le redujesen los cargos si se mantenía fuera de cualquier problema durante un año, algo que también ha hecho saber Mateljan.

Un jugador siempre envuelto en líos

Randolph inicialmente había sido detenido en agosto bajo sospecha de poseer marihuana con intención de venderla, un delito considerado grave, pero los fiscales de la ciudad Los Ángeles en su lugar, lo acusaron de posesión de drogas, un delito menor.

La documentación ha revelado que Randolph poseía más de 28,5 gramos de marihuana, más de cuatro gramos de cannabis concentrado o ambos. Randolph también fue acusado de resistir el arresto y obstruir a un oficial de policía de Los Ángeles en el desempeño de sus funciones.

Randolph fue detenido el 9 de agosto en una vivienda de los jardines de Nickerson. Los oficiales observaron una multitud de gente que estaba bebiendo y fumando marihuana, con la música a todo volumen y que bloqueaban las calles.

Resistencia a la autoridad

Los agentes observaron a tres personas, entre ellas a Randolph, que trataron de escapar pero inmediatamente se detuvo a uno de los hombres, dijo la policía. Randolph y otro hombre corrieron al interior de una vivienda y fueron detenidos después de que una multitud de espectadores que había formada tratase de bloquear a los agentes, según dijo la policía.

Después de las detenciones, la multitud creció y las personas comenzaron a lanzar botellas y piedras, dijo la policía. Cinco patrulleros y un vehículo de un sheriff terminaron con los cristales de las ventanas rotos además de pinchar los neumáticos, pero ningún oficial resultó herido.

"Como hemos dicho desde el principio, los informes sobre Zach Randolph eran falsos y engañosos. Después de ser acusado de posesión de marihuana, han desaparecido todos los cargos", dijo Ray Brothers, agente de Randolph. "Él no fue arrestado en posesión de marihuana. Es difamatorio para alguien decir nada al contrario."